La biblioteca de Deusto es un florero

Pues eso. Un bonito florero pegado al Guggenheim.

El nuevo Centro de Recursos y Ayuda a la Investigación (CRAI) es un despilfarrro de espacio y dinero. La universidad de Deusto ha invertido en un bonito edificio de Moneo en el terruño más caro de Bilbao y lo ha rellenado, con todo lujo de mobiliario, para que sus alumnos e investigadores pasen las horas leyendo libros.

Bueno, además de leer libros de papel, puedes navegar por internet.

De momento, “oh magnificencia” permiten usar portátiles. Aunque claro, tienes que llevarlo en la mano, por que la mochila está prohibida. 😯

Las mochilas las carga el puñetero diablo: solo las usan los terroristas, los ladrones y los estudiantes. Por eso es la biblio están prohibidas.

En su momento, el bipedismo nos permitió a los homínidos tener las manos libres y aprendimos a manipular herramientas. Luego inventamos las mochilas y así pudimos meter las herramientas dentro. Ahora, por la maldita psicosis antimochilas, desevolucionamos y todo en las manos denuevo. :-DDD

¿Qué más cosas se pueden hacer en el siglo XXI para investigar o aprender? ¿colaborar? ¿hablar? ¿comunicarte? ¿telecomunicarte? Pues bien, en la biblioteca UD no puedes hablar con el movil. Una cosa es velar por el silencio en las aulas de lectura y el orden en general. Otra es que no puedas hablar por el movil en el pasillo. Tienes que “salir del edificio”. No basta con abandonar el aula de silencio.

Eso sí, el edifio es seguro. Solo puedes acceder a la biblio con una tarjeta que garantice que eres quien dices. I feel safe in UD lib

Esas son las normas. Como me comentaba un amigo al que dejo en el anonimato, nacidas de un sueño húmedo de algún cargo universitario… en fin.

Me crispan las normas arbitrarias. No soporto seguir instrucciones puestas “al azar”, sacadas de contexto o desproporcionadas.

¡Pero qué chula ha quedado! No hay dia que no circule por las aulas de estudio una visita guiada por un empleado de la biblioteca, sacando pecho y mostrando las vistas al Guggenheim, al Puppy, el tranvía, etc.

No creo que los bibliotecarios estén muy contentos con que su trabajo sea vigilar estas normas. A un bibliotecario le gusta organizar el conocimiento, gestionar el patrimonio bibliográfico. En la UD los bibliotecarios están de pastores, de cuidadores, de vigilantes…

Como usuario estoy disgustado. No es que no haya buenas ideas implementadas en el CRAI, pero el dia a dia parece estar regulado por un montón de protocolos que parecen más destinados al control-por-el-control que para hacer la vida más facil a los usuarios.

¿y a tí? ¿te gusta la nueva biblioteca? ¿te gusta que velen por tu seguridad?

Anuncios