Fin de Transket

Ya tengo un fracaso en mi currículum. Una cicatriz. 🙂 Hace unas semanas que terminó el proyecto Transket. El equipo se ha disuelto, el desarrollo se ha interrumpido y no trabajaremos más en ello. 😦

Abandonar un proyecto es una decisión muy difícil. Los emprendedores suelen apegarse a sus ideas y a sus equipos de una forma increíble.

A veces, claro, es la única forma de defender en público tu apuesta. Sobre todo en la escena Internet actual, donde para hacerte oír tienes que posicionarte con vehemencia un mensaje “casi radical” y lidiar, solo a veces, con la demagogia fácil de aquellos que nunca intentan nada.

Me cuesta resumir todo lo que he aprendido en esta etapa. Celebro con serenidad todas las experiencias que he pasado con Transket. Excepto alguna decepción a nivel personal, si viviese de nuevo, no me importaría equivocarme otra vez.

Siento decepcionar al lector. No voy a hacer una lista de 10 cosas que no debe hacer el emprendedor… 🙂 En mi caso, más que conclusiones o certezas, termino esta etapa con un montón de dudas y sospechas.

Todo cuesta más de lo que parece. Pero aún así, la urgencia en este mercado es patológica. Da la sensación de que cualquier combinación de tecnologías web, no impone ninguna barrera de entrada al competidor. Si la “idea” no vale nada, y la ejecución es rápidamente repetible… ¿dónde está el valor?

El éxito y la fama no están ligadas. En el anonimato hay cientos de webs brillantes, sitios con mucho tráfico y negocios muy rentables. La fama, es una cama muy solicitada y con poco espacio. Siempre puedes triunfar debajo de la cama 😉
Tener éxito una vez, no demuestra nada. Por supuesto, no demuestra tu calidad humana. A veces, todo sucede tan rápido que no analizas lo que te está llevando al éxito. A veces, solo es cuestión de talento, esfuerzo y suerte. Es decir, que por muchos consejos…
He conocido a muchos fundadores de empresas exitosas. Muchas de ellas son bellísimas personas. Cuando te topas con alguien así, siempre creces.
También me he cruzado con gente que construye su reputación a consta de la de los demás. Que carece de escrúpulos o de modales. Esta experiencia, si viene de alguien a quien admiras, es nociva.
Pagaría de nuevo con oro todo el feedback, todos los consejos, críticas y ánimos que he recibido de los empresarios del sector. Un punto importante: es casi tan valioso que te escuchen, como que te hablen 🙂

Internet es un mercado que da oportunidades a quién no las tendría en el mercado tradicional. Si se me permite esta diferencia inventada, me refiero a las zapaterías, heladerías, etc. Existe la ilusión de que “todo vale” en Internet. Me temo que emprender no significa dedicarte a desarrollar el producto que te da la gana. Los emprendedores de Internet deberíamos escuchar más a los empresarios del mundo real.

Los inversores, business angels, etc. dan pistas sobre los criterios a la hora de invertir en proyectos, equipos, etc. Sin embargo, no he sido capaz de contrastar esas reglas o de confirmar los criterios que predican algunos.
No se trata de denunciar la falta de profesionalidad de los inversores que he conocido, pero me atrevo a recomendar a los emprendedores que no orienten demasiado su proyecto al “canon invertible” 😛
Mi consejo es que busquen a los business angels que les sumen más como emprendedores (y como personas) .
Que el más reconocido, no siempre es el mejor. Que tu proyecto no sale solo con el permiso de los business angels.

No quiero aparecer como un ingrato falto de humildad. Mi conclusión es que con Transket, hemos aparecido en la pasarela de los business angels antes de tiempo. Que era un proyecto con un “time-to-market” que por muchas razones, mucha gente obvió. Y que deberíamos haber permanecido mucho más tiempo desarrollando en la sombra.

Ahora toca pensar en el futuro. Si piensas que podemos hacer algo juntos, por favor, ponte en contacto conmigo 🙂.

Anuncios

Monopolio de publicidad online, un paso atrás

AdSense es la opción infinitamente más adoptada por los que quieren insertar publicidad en su web. Aunque existen alternativas, el mercado lleva mucho tiempo esperando una opción a la altura de las circunstancias y todos mirabamos con atención al otro gigante Yahoo! y a su programa de publicidad online. Sin embargo, el deseado producto aún no ha abierto sus puertas fuera de norteamérica.

En Junio de 2008 llegaba la mala noticia de que Google y Yahoo! firman un acuerdo gracias al que Yahoo! iba insertar publicidad del programa Adsense de Google en sus páginas de resultados y en las de los afiliados a su programa de publicidad. Sin duda, esto terminaba con las esperanzas de ver crecer una oposición a la gran G en materia de publicidad.

Supongo que para los accionistas de Yahoo! será una mala noticia. Yo prefiero verlo con esperanza y pensar en tiempos mejores para el competidor de Google.

Para especular, el Monopoli

Este artículo es una respuesta a un post de Carlos Blanco

en el blog ojodominios.

Carlos, el esbozo que citas de la wikipedia, equipara a los “domainers” con inversores inmobiliarios. Este eufemismo de “inversores inmobiliarios” es suficientemente ambiguo para que no quede claro si habla de “promotores” o “vulgares especuladores”.

Los promotores tienen su función “positiva” en la sociedad. Hacen viables proyectos que de otra forma serían imposibles.

Los especuladores, (el que compra un piso solo para sacar dinero de la reventa) son personas superfluas para la sociedad. En España han conseguido hacer la vida imposible a muchas personas. Miles de familias enriquecidas y otras miles cercanas a la ruina. Desde mi punto de vista, este tipo de especulación es despreciable.

“La inversión seria en dominios”, como tú dices, no aporta nada. Solo pone trabas a la innovación. No hace “ninguna falta” que nadie compre dominios para revenderlos luego más caros. Desde mi punto de vista, es especulación.

Llegará el momento en que los desarrolladores que quieran publicar una aplicación web ingeniosa, un servicio web “beneficioso” para la sociedad, tengan que registrar el dominio “sakjdfnasmndfklasidhfoiasef.com” porque los demás están ya ocupados.

Imaginate la “Gran Via” de cualquier ciudad llena de lonjas tapiadas, plagadas de anuncios y letreros de “se vende” o “se alquila”… Los ciudadanos prefieren panaderías o pequeños comercios que tapias. A diferencia del mundo real, en Internet, los dominios (antes de ser blanco de la especulación), no están reservados para las grandes inversiones de multinacionales.

Internet era más democrático sin especuladores. Ahora nos tendremos que conformar, como en el mundo real, con las reglas de las multinacionales y grandes inversores. Nos tendríamos que conformar, por ejemplo, con que “dmoz” se llamase “asdfñlkjasdlñsdflkjsadfl” o que la wikipedia fuese “asdfasdfasasdfasdf”. Ya sé que exagero un poco pero los ejemplos extremos me ayudan a explicarme.

No se. Tal vez hay algo que he dejado escapar y me haces ver el sentido a la profesión de “domainer”…