Soy clasista

No soy clasista en el sentido de limitar o condicionar mis afectos o trazos sociales. Hay dos clases de personas en el mundo y verás cómo la variedad es obvia y lógica.

Hay personas que son como yo y personas que no lo son. Admiro y aprendo de ambas.

¿cómo puedo saber quién soy si no es aprendiéndolo de personas que son como yo?
¿cómo puedo saber qué no soy si no es aprendiéndolo de personas que no son como yo?
¿cómo puedo saber cómo cambiar si no es aprendiendo de personas que no son como yo?

Conozco a más personas y me conozco más a mí. Cambian las clases.
Conozco más a las personas y me conozco más a mí. Cambian de clase.
Conozco a personas, aprendo y cambio. Cambio de clase.

¿qué clase de persona eres? ¿qué clase de persona soy?

Anuncios

La fina barrera entre el honor y el orgullo

El orgullo es, para la moral judeocristiana, un pecado capital. Es, para ellos, uno de esos errores por los que tu alma deberá arder en el tormentoso infierno hasta el infinito.

En Occidente, Siglo XXI, el orgullo es uno de esos sentimientos mezclados, que nos traen las peores consecuencias para nuestras relaciones sociales.

¿Cómo diferenciar una afrenta de honor de, simplemente, el rencor orgulloso?

El orgullo suele aparecer mezclado con la ira. El dolor es muy agudo al principio pero las heridas cicatrizan rápido. Por el contrario, el daño al honor es más leve pero constante. Las heridas suelen ser menos profundas aunque cicatrizan peor.

El ardor de venganza es un claro síntoma de orgullo. En cambio, la serena tristeza aparece más frecuentemente en un honor dolorido.

Ambas sensaciones requieren altas dosis de lucided, sin embargo, un orgullo ofendido suele desembocar en reacciones violentas, de consecuencias destructivas, para el mismo ofendido. Las deudas de honor suelen provocar acciones severas y contundentes, pero de dimensiones y firmeza controladas.

La penosa tendencia actual es que el orgullo gane terreno al honor en las personas de nuestra sociedad. El honor es algo que ha de labrarse con paciencia y fortaleza. El orgullo, por el contrario es de acceso fácil e inmediato.