Fin de Transket

Ya tengo un fracaso en mi currículum. Una cicatriz. 🙂 Hace unas semanas que terminó el proyecto Transket. El equipo se ha disuelto, el desarrollo se ha interrumpido y no trabajaremos más en ello. 😦

Abandonar un proyecto es una decisión muy difícil. Los emprendedores suelen apegarse a sus ideas y a sus equipos de una forma increíble.

A veces, claro, es la única forma de defender en público tu apuesta. Sobre todo en la escena Internet actual, donde para hacerte oír tienes que posicionarte con vehemencia un mensaje “casi radical” y lidiar, solo a veces, con la demagogia fácil de aquellos que nunca intentan nada.

Me cuesta resumir todo lo que he aprendido en esta etapa. Celebro con serenidad todas las experiencias que he pasado con Transket. Excepto alguna decepción a nivel personal, si viviese de nuevo, no me importaría equivocarme otra vez.

Siento decepcionar al lector. No voy a hacer una lista de 10 cosas que no debe hacer el emprendedor… 🙂 En mi caso, más que conclusiones o certezas, termino esta etapa con un montón de dudas y sospechas.

Todo cuesta más de lo que parece. Pero aún así, la urgencia en este mercado es patológica. Da la sensación de que cualquier combinación de tecnologías web, no impone ninguna barrera de entrada al competidor. Si la “idea” no vale nada, y la ejecución es rápidamente repetible… ¿dónde está el valor?

El éxito y la fama no están ligadas. En el anonimato hay cientos de webs brillantes, sitios con mucho tráfico y negocios muy rentables. La fama, es una cama muy solicitada y con poco espacio. Siempre puedes triunfar debajo de la cama 😉
Tener éxito una vez, no demuestra nada. Por supuesto, no demuestra tu calidad humana. A veces, todo sucede tan rápido que no analizas lo que te está llevando al éxito. A veces, solo es cuestión de talento, esfuerzo y suerte. Es decir, que por muchos consejos…
He conocido a muchos fundadores de empresas exitosas. Muchas de ellas son bellísimas personas. Cuando te topas con alguien así, siempre creces.
También me he cruzado con gente que construye su reputación a consta de la de los demás. Que carece de escrúpulos o de modales. Esta experiencia, si viene de alguien a quien admiras, es nociva.
Pagaría de nuevo con oro todo el feedback, todos los consejos, críticas y ánimos que he recibido de los empresarios del sector. Un punto importante: es casi tan valioso que te escuchen, como que te hablen 🙂

Internet es un mercado que da oportunidades a quién no las tendría en el mercado tradicional. Si se me permite esta diferencia inventada, me refiero a las zapaterías, heladerías, etc. Existe la ilusión de que “todo vale” en Internet. Me temo que emprender no significa dedicarte a desarrollar el producto que te da la gana. Los emprendedores de Internet deberíamos escuchar más a los empresarios del mundo real.

Los inversores, business angels, etc. dan pistas sobre los criterios a la hora de invertir en proyectos, equipos, etc. Sin embargo, no he sido capaz de contrastar esas reglas o de confirmar los criterios que predican algunos.
No se trata de denunciar la falta de profesionalidad de los inversores que he conocido, pero me atrevo a recomendar a los emprendedores que no orienten demasiado su proyecto al “canon invertible” 😛
Mi consejo es que busquen a los business angels que les sumen más como emprendedores (y como personas) .
Que el más reconocido, no siempre es el mejor. Que tu proyecto no sale solo con el permiso de los business angels.

No quiero aparecer como un ingrato falto de humildad. Mi conclusión es que con Transket, hemos aparecido en la pasarela de los business angels antes de tiempo. Que era un proyecto con un “time-to-market” que por muchas razones, mucha gente obvió. Y que deberíamos haber permanecido mucho más tiempo desarrollando en la sombra.

Ahora toca pensar en el futuro. Si piensas que podemos hacer algo juntos, por favor, ponte en contacto conmigo 🙂.

Anuncios