Solo comprendes el pasado

Solo te das cuenta de que has estado distraído cuando te aburres.

Solo te das cuenta de que una persona te ha estado utilizando cuando te deja de utilizar. Notas la distancia, notas que ya no te necesita y comprendes el pasado.

Solo te das cuenta de que una persona te ha estado engañando cuando no consigue engañarte. Descubres la mentira y dudas de todo lo demás. Esa única verdad convierte todo lo demás en mentira y comprendes el pasado.

Anuncios

Entrevista a José Luis Sampedro

En esta entrevista José Luis Sampedro reclama el pensamiento libre y crítico. Alienta a la juventud a provocar un cambio de sistema (religioso, económico, político, etc.) y opina sobre el 15m.

Primera parte

http://www.encuentrospor.com/wp-content/themes/por/swf/flowplayer-3.2.7.swf

Segunda parte

http://www.encuentrospor.com/wp-content/themes/por/swf/flowplayer-3.2.7.swf

Eliminando el DRM en los ebooks de Amazon

¿Qué es el DRM? Es un mecanismo que utilizan los vendedores de contenidos digitales para controlar al comprador. De esta forma el comprador estará sujeto a ciertas restricciones técnicas (ej: periodo limitado de uso, incompatibilidad con ciertos programas, etc.)

¿Dónde compras tus libros electrónicos? Las principales tiendas online de ebooks son oreilly.com y amazon.com.

Oreilly vende sus míticos libros sin ningún tipo de DRM, es decir, puedes descargar tus compras en varios formatos (epub, pdf, etc.) y leerlos mediante tu programa de lectura favorito.

Amazon, sin embargo, distribuye los libros de su extensísimo catálogo en formato AZW y “protegidos” con DRM. La estrategia de Amazon pivota sobre su lector de ebooks Kindle. “Técnicamente” solo puedes leer tus compras en este aparato, o mediante las aplicaciones privativas que él mismo distribuye para ipad, iphone, mac, etc.

kindle ipad

¿Qué puedes hacer para leer tus compras con libertad? En este post trataré de explicar cómo eliminar el DRM de los libros de Amazon Kindle y pasarlos al formato epub.

Conseguir los ficheros .azw

Amazon no te permite descargarte los libros que compras. Solamente puedes desplegarlos a un dispositivo como el Amazon Kindle o un Ipad/Iphone con la applicación “Kindle” instalada.

En nuestro caso, vamos a extraer el fichero de un iPad conectándolo a iTunes y permitiendo que éste haga la copia de seguridad de nuestro dispositivo. En esta copia de seguridad estarán nuestras compras.

Después utilizaremos el Iphone Backup Extractor para navegar por la copia de seguridad de iTunes. Los ficheros que nos interesan están en “Kindle > com.amazon.Lassen > Documents > eBooks”.

Conseguir el Kindle PID

El DRM que implementa Amazon es un cifrado basado en una clave diferente cada vez. Esa clave depende del dispositivo al que Amazon despliega tus compras y se llama Kindle PID.

Para calcular el PID necesitamos saber el número de serie de nuestro dispositivo. En el caso del iPad/iPhone podemos leerlo en iTunes. Vamos a la sección “Dispositivos > nombre de mi ipad/iphone > Resumen ” y hacemos click en “Número de serie” (sí, sobre la frase ‘Número de serie’). El dato que buscamos es el “Identificador (UDID)”, que tiene 40 letras y números.

La forma más facil de conseguir el PID a partir del UDID es usando la herramienta web de Preston Lee.

Crackeando el DRM

Para eliminar el DRM de nuestros ficheros .azw vamos a utilizar un script Python programado por The Dark Reverser y que puedes descargarte, por ejemplo, de rapidshare.

Descomprimimos y comprobamos que incluye varias versiones del programa. Lanzamos la segunda versión (mobidedrm002) de la siguiente manera:

# python mobidedrm002.py fichero.azw fichero.mobi PID

Como vemos, el primer parámetro es el fichero con DRM, el segundo es el nombre del fichero que creará el script y el tercero, nuestro PID.

Pasarlo a otros formatos

Ya tenemos nuestro libro en formato mobi. Ahora podemos pasarlo a otros formatos utilizando cualquiera de los scripts o programas disponibles. El más popular, tal vez, sea calibre. En calibre, una vez que hemos añadido el fichero a nuestra biblioteca, podemos convertirlo a nuestro formato favorito (epub, pdf, etc.)

Ahora ya eres libre de leer tus compras de la forma que más te apetezca 🙂

[créditos de la imagen: digitaltrends]

Hoy por la mañana

Me meto en el metro. La gente calla y se sujeta a las barras de acero. Sus rostros visten yelmos invisibles. Ninguna emoción atraviesa las celadas impertérritas.

Alguien lanza una mirada y se hace añicos contra alguna de esas cimeras emperifolladas.

El estribillo termina en mis auriculares y una tos se cuela en la música instrumental. En frente de mí un torso anónimo se sacude. Nada más lo sacará del anonimato. Nada más volvera a tener en cuenta que viajo en ese vagón. Es otro viaje tranquilo a ninguna parte.

Una señora se delata. Sube sola las escaleras mecánicas y niega con las cabeza. Algo contradictorio se le ha escapado de su armadura emocional.

Salgo a la calle. Respiro sobre mis manos y camino entre el frío. Vaya. Los cordones mis zapatos han deshecho los concienzudos nudos. Decido arriesgarme y no me detengo. Pronto se me olvida.

Ya estoy en la oficina. Los viajes expedicionarios por la ciudad han terminado por hoy 🙂

La elegancia del Kung Fu

Tener Kung Fu significa algo como tener “maestría”. En occidente lo solemos reducir a la maestría en el arte marcial chino de estilo Shaolín.

Europa importa el término de manera accidental. Los occidentales visitan China y observan a los artistas marciales practicar sus habilidades. El público chino celebra su maestría: “Kung Fu, Kung Fu” y los extranjeros asumen así el término. Para entender la ironía, esto es tan erróneo como si los orientales, a la inversa, llamasen “Gol, Gol” al fútbol u “Olé, Olé” a los toros. 🙂

Sucede que las artes marciales son un camino estupendo para alcanzar Kung Fu y en la China tradicional, han jugado un papel muy importante en la religión, la política y la cultura china.

Kung Fu es una lucha contra ti mismo. Es una lucha contra el dolor, contra la pereza, contra la vanidad. Es muy fácil reconocer cuando alguien tiene Kung Fu en algo. ¿Conoces a alguien que pasa horas y horas practicando alguna disciplina? ¿alguien que no protesta, sino que agradece poder esforzarse en esa determinada materia? ¿alguien que sólo actúa por “amor al arte”? ¿alguien que trata de superarse a si mismo pero que desprecia la competición? ¿alguien que rechaza humildemente las comparaciones? ¿cómo lo describes?  ¿entusiasta? ¿apasionado? ¿hacker? 🙂

Para ser feliz, debes encontrar lo que saca lo mejor de ti mismo. Debes rodearte de las personas que sacan lo mejor de ti mismo. La sensación de haber estado distraído, de haber estado concentrado en algo, es una sensación muy placentera. No importa si lo que te gusta hacer no está de moda. No importa si lo que te hace feliz no es impresionante.

Si quieres estar en paz contigo mismo, debes combatir contra ti mismo. Parece paradójico pero es así. Esa es la única batalla. Tú eres tu único enemigo.

Todo esto choca con lo que veo a mi alrededor. La sociedad te invita a conseguir rápidamente el placer y a rechazar el esfuerzo. La modernidad estigmatiza la humildad. Parece ser tan importante disfrutar, como presumir de que disfrutas. Las relaciones humanas se basan en la competición y en la comparación. No importa el camino en el que está una persona, ni los esfuerzos que esté realizando, solo se premian los éxitos.

La elegancia tiene que ver más con la humildad que con chulearse. Todo cuenta en la elegancia: la forma en la que hablas, la forma en la que te sientas, la forma en la que andas, etc. Cuidar las formas no significa cuidar sólo las apariencias. Significa una actitud serena y positiva frente a las cosas. Significa que aceptas con humildad  los retos que lleguen a continuación. Significa que estás dispuesto a sacar lo mejor de ti mismo. No hay razón para presumir por ello o para adoptar una pose chulesca.

Por el contrario, hay gente que va por el mundo con actitud de que te va perdonando la vida. 🙂 Como si tuviera que mostrar (no demostrar) habilidades por falta de retos… Esto tiene mucho que ver con las inseguridades o con los complejos, con los miedos… como si aún no ha encontrado aquello que saca lo mejor de sí mismo…

Imaginar

Imagina conmigo.

Piensa en una lona que cubriese el mundo. Me refiero a ras del suelo. Como una sábana que tapase cada bosque, cada montaña, cada casa, cada valle, etc.

Ahora imagina que esa lona estuviese a 100 metros de altura pero conservando el relieve del suelo. Imagina esa superficie imaginaria. Dibujando ondas imaginarias como si fuese un molde de escayola imaginario, a 100 metros de altura.

Piensa en que ese plano imaginario existe y está encima de tu cabeza, a 100 metros de altura. Asómate y mira hacia arriba, si quieres. Imagínatelo.

Nadie piensa en él porque no tiene nombre. ¿no tiene, no? ¿se lo ponemos? Tal vez, los pilotos de aviones lo hayan imaginado alguna vez… o la soñadora mente de las aves migratorias…

Fin de Transket

Ya tengo un fracaso en mi currículum. Una cicatriz. 🙂 Hace unas semanas que terminó el proyecto Transket. El equipo se ha disuelto, el desarrollo se ha interrumpido y no trabajaremos más en ello. 😦

Abandonar un proyecto es una decisión muy difícil. Los emprendedores suelen apegarse a sus ideas y a sus equipos de una forma increíble.

A veces, claro, es la única forma de defender en público tu apuesta. Sobre todo en la escena Internet actual, donde para hacerte oír tienes que posicionarte con vehemencia un mensaje “casi radical” y lidiar, solo a veces, con la demagogia fácil de aquellos que nunca intentan nada.

Me cuesta resumir todo lo que he aprendido en esta etapa. Celebro con serenidad todas las experiencias que he pasado con Transket. Excepto alguna decepción a nivel personal, si viviese de nuevo, no me importaría equivocarme otra vez.

Siento decepcionar al lector. No voy a hacer una lista de 10 cosas que no debe hacer el emprendedor… 🙂 En mi caso, más que conclusiones o certezas, termino esta etapa con un montón de dudas y sospechas.

Todo cuesta más de lo que parece. Pero aún así, la urgencia en este mercado es patológica. Da la sensación de que cualquier combinación de tecnologías web, no impone ninguna barrera de entrada al competidor. Si la “idea” no vale nada, y la ejecución es rápidamente repetible… ¿dónde está el valor?

El éxito y la fama no están ligadas. En el anonimato hay cientos de webs brillantes, sitios con mucho tráfico y negocios muy rentables. La fama, es una cama muy solicitada y con poco espacio. Siempre puedes triunfar debajo de la cama 😉
Tener éxito una vez, no demuestra nada. Por supuesto, no demuestra tu calidad humana. A veces, todo sucede tan rápido que no analizas lo que te está llevando al éxito. A veces, solo es cuestión de talento, esfuerzo y suerte. Es decir, que por muchos consejos…
He conocido a muchos fundadores de empresas exitosas. Muchas de ellas son bellísimas personas. Cuando te topas con alguien así, siempre creces.
También me he cruzado con gente que construye su reputación a consta de la de los demás. Que carece de escrúpulos o de modales. Esta experiencia, si viene de alguien a quien admiras, es nociva.
Pagaría de nuevo con oro todo el feedback, todos los consejos, críticas y ánimos que he recibido de los empresarios del sector. Un punto importante: es casi tan valioso que te escuchen, como que te hablen 🙂

Internet es un mercado que da oportunidades a quién no las tendría en el mercado tradicional. Si se me permite esta diferencia inventada, me refiero a las zapaterías, heladerías, etc. Existe la ilusión de que “todo vale” en Internet. Me temo que emprender no significa dedicarte a desarrollar el producto que te da la gana. Los emprendedores de Internet deberíamos escuchar más a los empresarios del mundo real.

Los inversores, business angels, etc. dan pistas sobre los criterios a la hora de invertir en proyectos, equipos, etc. Sin embargo, no he sido capaz de contrastar esas reglas o de confirmar los criterios que predican algunos.
No se trata de denunciar la falta de profesionalidad de los inversores que he conocido, pero me atrevo a recomendar a los emprendedores que no orienten demasiado su proyecto al “canon invertible” 😛
Mi consejo es que busquen a los business angels que les sumen más como emprendedores (y como personas) .
Que el más reconocido, no siempre es el mejor. Que tu proyecto no sale solo con el permiso de los business angels.

No quiero aparecer como un ingrato falto de humildad. Mi conclusión es que con Transket, hemos aparecido en la pasarela de los business angels antes de tiempo. Que era un proyecto con un “time-to-market” que por muchas razones, mucha gente obvió. Y que deberíamos haber permanecido mucho más tiempo desarrollando en la sombra.

Ahora toca pensar en el futuro. Si piensas que podemos hacer algo juntos, por favor, ponte en contacto conmigo 🙂.