Semana Santa

La Semana Santa no es solo para los religiosos. Algunos descreídos también tenemos vela en este entierro.

La muerte y resurrección es un estereotipo conocido, buscado y celebrado por personas, clanes, razas y creencias desde el principio de los tiempos.

La transformación alquímica, la transmutación de los metales, la transfiguración de la carne, en esencia, encierran el culto al cambio, que los taoístas admiran como lo único constante.

En la mitología cristiana, la oportunidad de cambio, de muerte y resurrección, la oportunidad de renacer, la celebramos el primer domingo después de la primera luna llena, después del equinoccio de primavera.

Si eres, como yo, de los que la curiosidad le pega pataditas por debajo de la mesa, de los que el excepticismo le pega codazos, quizás te quede aún la oportunidad de participar de este homenaje colectivo al cambio.

Más allá del mito y los ritos, la Semana Santa invita al recogimiento, a la introspección, a la reflexión. La escenificación ritual, por ejemplo, las procesiones, magnifica esta oferta de sentimientos y tal vez puedas dejarte contagiar.

Anuncios

2 respuestas a “Semana Santa

  1. Qué razón tienes, Nando: “La transformación alquímica, la transmutación de los metales, la transfiguración de la carne… encierran el culto al cambio, que los taoístas admiran como lo único constante”. Hala, en las propias carnes. Un abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s